Whatsapp

Experience Dakhla - By Nati Escola

Compartir mi experiencia en Dakhla, Sahara Occidental, sin sonar fanática, no va a ser fácil.

Llegamos un poco adelantados a la temporada que alcanza su óptima condición en el período Junio-Agosto. Sin embargo, comprobamos aquello que promocionan: sopla todo el año.

Aunque en el mapa el lugar nos parecía demasiado remoto, fue simple llegar. Nos embarcamos en este viaje tras optar por no considerar demasiado su situación política. Sólo existe un vuelo de Royal Air Maroc desde Casablanca (Marruecos), a donde a su vez, se llega desde cualquier ciudad importante de Europa. Los hoteles tienen perfectamente aceitado el temita del transfer-in, transfer-out y no hay que preocuparse por ello, aún llegando a un pequeño aeropuerto que en un instante queda tapizado por... ¡boardbags! Allí nos esperaban para trasladarnos durante no más de media hora por la ruta que rodea la laguna y ubicarnos con un nivel de organización sorprendente.

Se llega habitualmente de noche. ¡Hay que controlar la ansiedad!

Al día siguiente, comenzó nuestra deliciosa rutina: contemplar el paisaje, desayunar exquisitamente, decidir por las actividades del día. ¡Cuánto estrés! Los hoteles, por razones obvias, se desempeñan como un “all inclusive de kite”. Eso incluye desayuno, almuerzo y cena de muy alto nivel y también, la posibilidad de moverse en el complejo sin necesitar efectivo.

Elegimos el complejo Dakhla Attitude, porque además de ser tan hermoso como lo muestran las fotos en su página, es el que brinda mayor variedad de servicios más allá del kite. Tiene un spa muy completo, ofrece excursiones turísticas variadas (para visitar el pueblo de pescadores, ir a comer ostras, conocer la ciudad, etc.). Tiene también un bar para reunirse post cena donde puede ponerse muy divertido. Y, como cereza del postre, ¡TIENE UN CABLE! Las habitaciones son muy lindas y todas tienen una vista increíble. Y solo das unos pasos para levantar el kite y tirarte al agua.

Ahora sí, vamos a hablar del aspecto deportivo. No quería que me abandonaran antes.

Las condiciones para el kite son… son… ¿cómo llamaríamos a un spot en el que soplan más de veinte nudos perfectamente laminares con el agua flat? ¿Paraíso?

Se puede kitear en la laguna, que se llena y vacía dos veces por día al igual que nuestra amadísima Ilha do Guajirú. Pero nunca se vacía del todo así que en todo momento se puede navegar. El espacio es inmenso. Se puede alcanzar la costa de enfrente, derivarse, volver. También se puede pedir el traslado a otros spots. Nosotros conocimos el “Speed Spot” que me arriesgo a decir, es uno de los mejores spots que visité en mi vida. Y si mi opinión no tiene mucho crédito, escuchen a Alex Pastor: “Uno de los mejores spots de agua flat… ever”.A las condiciones que describí antes sumemos que no tenemos corales delante, nada que nos lastime los pies, y como si fuera poco, siempre hay ahí un par de nuditos más que frente al hotel, así que es excelente opción si el viento está moderado. También se puede derivar hasta la “Duna Blanca” y quedarse allí navegando en otro perfecto flat. Para el que se anima, se puede saltar desde la duna y volar unos cuantos metros. De allí te traen de regreso en 4x4 por el medio del desierto, lo que termina siendo un increíble paseo. En todos los casos hay botes de rescate permanentemente vigilando.

Llevarse equipos propios o alquilar ahí, son dos opciones perfectamente posibles. En el primer caso, se debe alquilar un locker para dejar los equipos propios. En el segundo, se retiran los equipos a diario que se quieran usar. Cada día puede elegirse una medida diferente. Incluso puede cambiarse de medida durante el día (por el pago de un solo alquiler). Si algún día no se alquila, no es cobrado. Y si el equipo es alquilado no hay ni que molestarse en doblar el kite.

En las fotos se suele ver a la gente kiteando con bastante abrigo, como trajes largos. Al conocer el lugar nos dimos cuenta que los europeos, casi el 100 % del público, son un poco friolentos. Con una chaquetita ya estaba bien en la mayoría de los casos.

Si el viento todavía está débil, se puede reservar un ratito en el cable. Es un 2.0 muy digno con dos kickers, un cajón y un aframe. Por supuesto que hicimos uso de él.

Los spots de surf cercanos, dicen los que saben, cuentan con las famosas derechas atlánticas. Son perfectas, a veces demasiado grandes para los inexpertos como nosotros. Pero lo más maravilloso es que se puede ir a la mañana, volver a almorzar, y kitear por la tarde. Todo es cerca.

Ahora sí, una mención especial, seamos justos, merece la gente. Fue para todos una sorpresa gratísima encontrarnos con una sociedad definida por la cordialidad, la buena educación y una gran simpatía! Tienen una increíble capacidad de hacerte sentir en casa.

A esta altura está claro que no veo la hora de volver, no? Es igualmente recomendable para ir en grupo, en pareja, y hasta solos. Así que sea cual fuere mi condición del momento, espero verme pronto navegando en ese oasis y volviendo a la costa para tomarme un delicioso té con menta!

 

Agradecimientos:

-       Dakhla Attitude

-       Sonia Ganem (Fotos)

-       Eri Hang, Sergio Aldegheri, Jorge M. Fernández (Fotos)

-       IBERIA, Royal Air Maroc

-       Bestkitelatam, BePeahi

Links:

-       http://dakhla-attitude.ma/

-       https://www.royalairmaroc.com/int-en